La verdad sobre los vómitos de Messi


La costumbre de ver al mejor jugador del mundo vomitando antes o durante un partido ha causado preocupación en el público. Síntoma que, previa manipulación de algún que otro medio de comunicación, puede derivar en alarma en el propio público. Para despejar cualquier duda y conocer la verdad sobre el tema consulté a Diego Schwarzstein, médico endocrinólogo que suministró y supervisó el tratamiento que siguió Leo Messi con hormonas de crecimiento.

Lionel finalizó el tratamiento con hormonas de crecimiento hace alrededor de 13 años. Exactamente, lo consumió por última vez seis meses después de haber llegado al Barcelona. Y el tratamiento con growth hormone nunca deja un efecto residual. La gente debe saberlo porque a veces se hablan cosas que no corresponden sobre el tema”, explica Schwarzstein vía telefónica desde su consultorio en Rosario, Argentina.

El Dr. Diego Schwarzstein (primero a la izquierda), en una imagen de archivo

El Dr. Diego Schwarzstein (primero a la izquierda), en una imagen de archivo

 

“El tratamiento con hormonas de crecimiento que siguió Lionel lo hizo en época de crecimiento, como se determina cuando una persona tiene una merma o carencia. Lo que hace es ayudar a que la persona consiga crecer de acuerdo a su patrón genético. No para crecer por encima de él. Pero desmiento por completo que un tratamiento así cause reacciones como vómitos o náuseas. Estas cosas pueden tener relación con episodios de estrés puntual o sobreesfuerzos, pero nada serio. De hecho, no es raro que esto le pase a algunos deportistas. Maratonistas, por ejemplo”, agrega Schwarzstein.

Las declaraciones del médico endocrinólogo de Lionel Messi coinciden con las formuladas a la emisora Onda Cero Barcelona este jueves por Gonçal Lloveras, director de la Clínica Fundación FIATC en Barcelona. El periodista Albert Arranz le consultó tras verificar que Lionel Messi ha sufrido otros cinco episodios en el último tiempo como el que protagonizó en Bucarest durante el amistoso Rumania-Argentina (0-0).

 

 

Lionel Messi y sus 4 Balones de Oro.

Lionel Messi y sus 4 Balones de Oro.

“Lo único que hay que valorar es si existe algún problema estomacal en particular, pero lo que le pasa a Messi obedece a un mareo típico tras realizar un sobreesfuerzo por una carrera larga o algo así. Aunque sea un deportista de élite, se trata de un cuerpo humano y no hay que darle mayor importancia”, indicó Lloveras.

Messi tiene facilidad para vomitar, como puede tenerla cualquier otra persona, pero bajo ningún punto de vista las hormonas de crecimiento que consumió hace años tienen incidencia con este cuadro de situación. Messi no las tomó de forma desmesurada, sino bajo la supervisión y el control de su médico endocrinólogo y esto no tiene ni puede tener consecuencias. Es diferente cuando se consumen por exceso”, puntualizó.